El ruso Valery Spiridonov se ofreció para un trasplante de cabeza. En la foto, trasplante de otro órgano. Foto T. Salahuddin

Médicos habrían realizado el primer trasplante de cabeza en cadáver, allanando el camino para hacerlo con seres vivos, se reportó hoy en una rueda de prensa a cargo del profesor Sergio Canavero, director del Grupo de Neuromodulación Avanzada de Turín, Italia. La rueda de prensa se hizo en Viena.

El profesor calificó de inminente el trasplante a un humano vivo.

La operación con cadáver, que duró 18 horas, fue realizada por Xiaoping Reng, y un grupo de la Universidad Médica Harbin, dijo el profesor quien no ahondó en detalles, generando dudas entre la comunidad científica.

Canavero anunció en el pasado éxitos en el trasplante de una cabeza de simio, pero nunca se conocieron más detalles.

El próximo paso será el trasplante entre un donante y un humano que sufra un problema médico, dijo.

Técnicamente se trata de un trasplante de cuerpo, pues la persona tendría problemas en el cuerpo, pero su cabeza sería sana.

Este tipo de trasplante suscita amplio debate en la comunidad científica, pues no todos los aprueban, además que lo consideran técnicamente inviable.

El procedimiento no es permitido ni en Estados Unidos ni en Europa, por lo que los médicos desarrollan su programa en China.

La intervención, que podría tener problemas para conseguir interesados, tiene varios de acuerdo con Canavero.

El que ha hecho público su deseo de someterse al trasplante es el ruso Valeri Spiridónov, programador diagnosticado con una pérdida muscular debido a la enfermedad de Werdnig-Hoffman que lo tiene postrado en una silla de ruedas con un cuerpo deforme.

Para investigadores independientes, al cortar los nervios sería imposible una reconexión exitosa, por lo que es imposible por ejemplo trasplantar un brazo cortado desde el hombro (en manos se logra porque es diferente en nervios periféricos) aunque Canavero ha ensayado un método diferente.

El trasplante, de realizarse en fecha próxima como indicó el médico italiano, tendría un costo de unos 100 millones de dólares.

Tomada del Periódico el Colombiano 20-noviembre de 2017.