FOTO COLPRENSA

Tras desmentir la alerta que circula en WhatsApp por supuestas muertes y afecciones causadas por el uso de diclofenaco, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) informó que se han reportado cinco casos de fascitis necrotizante y/o síndrome de Nicolau en pacientes que recibieron diclofenaco intramuscular.

Los reportes presentados entre el 14 de septiembre y el 1 de noviembre incluyen a un paciente de Cartagena. Los otros son de los municipios de Armenia y Montenegro (Quindío), Pereira y Pasto.

Los cinco casos están siendo investigados, pero debido a que se dieron en ciudades diferentes, por el uso de medicamentos procedentes de laboratorios diferentes y de lotes diferentes, hasta ahora no hay ningún indicio de que un fabricante, un registro o un lote de diclofenaco tengan problemas y esté generando reacciones adversas en los pacientes.

El director de Invima, Javier Humberto Guzmán, manifestó ayer que uno de esos casos pudo haber originado la cadena de mensajes por WhatsApp. “Creo que en alguna clínica, un tratante vio uno de los casos y le pareció que era necesario emitir una alarma de asociación, pero eso es irresponsable”.

Recalcó que “cinco casos son muy pocos para tener una conclusión, mucho más cuando son casos de diferentes productores, de diferentes medicamentos, de diferentes lotes, en diferentes ciudades”.

Recomendaciones

La directora del Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), Adriana Meza Yepes, explicó que la fascitis necrotizante y/o síndrome de Nicolau es una reacción adversa “secundaria a cualquier medicamento que se aplique intramuscular e involucre al tejido celular subcutáneo, no solamente es por el diclofenaco, es por cualquier medicamento antiinflamatorio, corticosteroides, antibióticos, antihistamínicos, entre otros”.

Destacó que este evento adverso “es imprevisible, muy raro, muy extraño, y por lo que se ha estudiado se asocia más a la técnica de la inyección que al medicamento”.

Por ello, la directora del Dadis hizo recomendaciones a los cartageneros para aplicar medicamentos por vía intramuscular. “Primero, que sean ordenados por el médico. Segundo, comprar los medicamentos y las jeringas en sitios reconocidos, no en tiendas de barrio o en sitios donde no tengan las calidades para conservarlos”.

“Tercero -añadió-, que la persona que vaya a aplicarlo sea idónea. Son pocos los lugares, excepto los puestos de salud, clínicas y hospitales, en donde hay servicio de inyectología certificado. Pidan que les muestren el certificado del Dadis, donde conste que tienen habilitado el servicio de inyectología”.