Noticia 7 de Junio

Por Javier Jules

A pesar de la entrada en vigencia de la ley 1805 sobre trasplante de órganos, el panorama no ha cambiado mucho en Colombia. Las listas de pacientes a la espera de ser trasplantados señalan que hay 2637 personas en esa condición.

A la diabetes atribuye Andrés Silva la afectación de su único riñón y la dependencia que esta condición le genera a una máquina de diálisis cada 72 horas.

“Pienso como algo lógico y normal, la angustia que genera el hecho de sentirse usted disminuido y al querer estar bien, pues urge que usted pueda hacerlo (acceder a un trasplante). De todas maneras es una lucha contra el tiempo y con la aspiración más grande, vivir otros años más”, dice.

Como Andrés Silva hay en Colombia, según el Instituto Nacional de Salud, otros 2636 pacientes esperando recibir un órgano trasplantado.

Señala que la nueva legislación en el país no ha tenido efecto en la conciencia de las personas para que sean potenciales donantes. Para esto falta algo.

“Un mayor acercamiento tanto de donantes como de receptores al trasplante de órganos, precisamente por la falta de socialización de las disposiciones legales y de educación en el tema, que la gente tenga el convencimiento de un acto generoso como lo es la donación de órganos”, indica el paciente.

El órgano de más demanda en Colombia y del que se presenta el mayor número de casos de trasplante es el riñón.

En el 2016 740 personas recibieron este regulador del sistema urinario. Le siguen el hígado con 224 casos, el corazón con 58 trasplantes y el pulmón con 16 casos. En lo que va corrido de 2017 ha habido 150 pacientes trasplantados, es decir, tan solo el 14 por ciento del total del año pasado.

Adriana Segura, subdirectora de Bancos de Sangre y Trasplantes del INS, dice que en Colombia hay una deficiencia en la preparación profesional para atender casos de donación de órganos y aumentar el éxito en los procesos entre el donante y el receptor.

“Nos falta capacitación de más profesionales en salud como parte del cuidado rutinario al final de la vida, tenemos que mejorar la atención del paciente neuro crítico para que el paciente que puede hacer muerte encefálica llegue oportunamente a un sitio en donde le puedan atender, con el objetivo fundamental de salvarle la vida, de manera oportuna, y en ese curso de atención, si desafortunadamente fallece la persona pueda ser donante”, revela la subdirectora Segura.

La presunción legal de donación ha existido desde 1988 en Colombia. Con la ley 1805 cuya entrada en vigencia, ampliando esa presunción, empezó desde el pasado 4 de febrero, los familiares de un potencial donante no pueden negarse a que un órgano le sea extraído si en vida esta persona no manifestó lo contrario. Sin embargo Ximena Escobar, directora ejecutiva de la Fundación Donar Colombia, advierte que a pesar de existir la norma no es tan fácil su aplicación.

“Nosotros como coordinadores de trasplante nunca vamos a pasar por encima de una familia en duelo, en un momento doloroso que es perder a un familiar fallecido, pero lo que sí hemos visto con la entrada de la nueva norma es que se habla más del tema y eso es lo que necesitamos, que en vida tomemos una decisión, no debemos dejarle esta responsabilidad a nuestros familiares, sino dialogarlo y tomar una decisión cuando seamos conscientes de ello”, señala la médica Escobar.

La ley hizo que especialmente en los entornos familiares se discuta sobre las decisiones personales de ser donante o no. Pero asumir una posición frente al tema no es el único inconveniente que se presenta para el trasplante de órganos y eso hace que la lista de espera siga aumentando.

“No cualquiera que muere puede ser donante de órganos, la muerte encefálica se diagnostica solamente en una institución hospitalaria, es decir, el que fallece en su casa, en la calle, en un accidente de tránsito no puede ser donante porque no va a ser diagnóstico de muerte cerebral y de esos pacientes que fallecen en condición de muerte encefálica hay un porcentaje que tienen un tipo de contraindicación a la donación, llámese cáncer, llámese infección activa y de ahí se nos va aminorando el porcentaje”, puntualiza Escobar.

A través de la Ley 1805 fue creado el Registro Nacional de Donantes. Hoy hay en Colombia 2637 personas ingresadas a las listas de espera. A pesar de la entrada en vigencia de la norma, las cifras de pacientes han crecido y aún la donación de órganos es un tema prácticamente desconocido para la mayoría.

Recuperado de internet

www.rcnradio.com